Cuidados de la Piel


Acné y piel grasa


El acné es la enfermedad cutánea más común que suele aparecer durante la pubertad y que puede terminar en la edad adulta. Se caracteriza por presentarse en pieles grasas o con tendencia seborreíca, y por la aparición de erupciones infecciosas abiertas y cerradas, vulgarmente conocidas como espinillas y barros, que aparecen con mayor frecuencia en la cara, la cabeza, el cuello, la espalda y el pecho.
 
Hay tres tipos de acné: el leve es cuando surgen erupciones ocasionales y se da en prácticamente todos los tipos de piel; el moderado que se da en pieles grasas y que se caracteriza por la aparición constante de comedones (barros); y el severo, que es aquel en donde además de barros y espinillas, los pacientes sufren de inflamaciones y cicatrices permanentes en los sitios en donde más agudo es el problema. Se produce normalmente por la colonización folicular de las bacterias que normalmente viven en la superficie sin causar daños.
 
La piel grasa puede estar asociada con el acné y es una de las causas posibles de este padecimiento; sin embargo, en esos casos la piel reacciona de manera contraria a la lógica, es decir, que entre más se hace por eliminar el sebo, el cuerpo reacciona produciendo más, por lo que los médicos recomiendan usar productos especiales para estas condiciones que regulan la producción de grasa en las zonas afectadas, además del uso de dermolimpiadores dos veces al día.

 
Consejos:
 
  • Jamás se deben manipular los comedones ya que además de causar manchas y cicatrices, se puede propagar la infección a otras zonas de la piel.
  • La piel se debe limpiar con productos formulados para pieles grasas.
  • No exponerse al sol de manera directa sin protecció Es un mito que la radiación solar ayude a disminuir el problema, todo lo contrario.
  • Visitar regularmente al Dermatólogo para que indique el tratamiento adecuado según el caso y las características de la piel.
 
La línea Purity® está compuesta por geles y dermolimpiadores formulados con componentes que ayudan a combatir las bacterias que producen el acné, y regular la producción de grasa en las zonas afectadas.
 
HPO® es otro producto recomendado para pieles grasas y pacientes que padecen acné, ya que además de eliminar bacterias, controla la producción de ácidos grasos.