agua, drysol, hidratacion, beber, piel, belleza, salud

Cuánta agua debes beber realmente

Sabemos de la importancia de beber agua para mantener al organismo hidratado y de los beneficios que es hacerlo para desintoxicar el cuerpo, sin embargo, muchas veces no tenemos claro qué cantidad de agua es la necesaria o si debe ser agua simple u otros líquidos también cuentan.

Por principio de cuentas debemos de recordar que nuestro cuerpo es 60% agua. Tres cuartos de nuestro cerebro y nuestro corazón; 83% de los pulmones y 31% de nuestros huesos están compuestos por agua. Sin embargo, toda esa agua no se queda permanentemente en nuestro sistema, la mayor parte de renueva todos días pues se desecha por la orina, el sudor y la respiración, y se repone con lo que bebemos.

Los adultos podemos sobrevivir más tiempo sin agua que un niño, aun así, todos necesitamos estar bien hidratados para poder funcionar correctamente y en este caso, para tener una piel saludable.

Cuando el cuerpo no está hidratado, el sistema compensa y mantiene los órganos vitales en funcionamiento, restándole a la piel del vital líquido, es por eso que es uno de los primeros órganos afectados por la falta de líquido.

Pero, ¿cuánta agua debemos de beber realmente?

La cantidad de agua que debemos beber depende de nuestro organismo y del entorno, es decir, que cada persona tiene una media ideal de líquido a beber al día, y depende del clima, el lugar en el que esté y de la actividad que realice, pero en promedio los expertos recomiendan que los hombres tomen entre 2,5 y 3,7 litros, y las mujeres de 2 a 2,7 litros por día.

Esto quiere decir que, de acuerdo con investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, en Estados Unidos, la cantidad recomendada de agua varía entre cuatro y seis vasos al día, en lugar de los 8 que se pensaba; aunque los mismos expertos advierten, tal como lo hemos dicho, que depende de la dieta, el clima y el nivel de actividad física de las personas en un día determinado, para poder dar una cifra exacta.

Las mujeres embarazadas, las que están en periodo de lactancia, quienes hacen ejercicio, viven en un clima cálido o que tienen alguna enfermedad, deben de beber más agua que el promedio, ya que eso marcan sus requerimientos.

Otro punto importante es que no debe ser necesariamente agua simple, el líquido se puede obtener de comer frutas y verduras como melón o pepino que están compuestos principalmente de agua.

Lo fundamental, además de beber suficiente y no poco o en exceso, es que siempre se deben de preferir los líquidos naturales y jamás las bebidas azucaradas que, si bien pueden mantener la hidratación, conllevan otros perjuicios que son altamente peligrosos para la salud.

Fuente:  BBC

Leave a reply