Los daños que causa el consumo de alcohol en la piel

Los daños que causa el consumo de alcohol en la piel

Desde cualquier ángulo, el consumo desmedido de alcohol es malo, pero más allá de los daños que le causa a tu organismo, también afecta significativamente la piel y la apariencia de ésta, sin olvidar que también te hace sudar en exceso.

Mucho se ha dicho sobre el hecho de que beber alcohol contribuye al sobrepeso por la cantidad de calorías que tiene —se sabe, por ejemplo, que una copa de vino tiene las mismas calorías que una rebanada de pastel o que 400 ml. de sidra equivalen a una dona pequeña—, pero poco se ha abordado el tema de los efectos que produce en la piel.

El consumo de alcohol deshidrata el cuerpo, ese es una de las causas de los malestares de la resaca; ese mismo efecto lo tiene sobre la piel que pierde agua, debido al alcohol.

Esa deshidratación hace que la piel pierda brillo la persona se vea cansada, pero también, dilata las venas y las arterias, hace que éstas se vean más grandes y su color se transparente en la piel.

En cuanto al cabello, el mismo efecto deshidratante hace que pierda propiedades y luzca quebradizo, por si fuera poco, cuando el consumo es inmoderado y frecuente puede ocasionar caída.

Otro factor que hace que te veas mal o que aparentes más edad de la que tienes, es que cuando bebes el alcohol afecta el ciclo de sueño y eso hace que no descanses y que tu piel no se vea bien.

Las uñas también sufren por la deshidratación de tu cuerpo. Si notas que últimamente están más débiles, no crecen rápido y se rompen con facilidad, tal vez estás bebiendo demasiado y con mucha frecuencia.

El consumo de tabaco está muy relacionado con el alcohol, y aunque en prácticamente todo el país existe una ley que prohíbe fumar en lugares públicos, si tienes una reunión o convivio en un lugar privado, tu piel sufrirá los efectos nocivos producidos por fumar o peor aún, por ser un fumador pasivo.

Por último, otro efecto colateral del alcohol es el sobrepeso. Como dijimos al inicio, el alcohol tiene muchas calorías y ningún nutriente, eso ocasiona que al consumirlo se modifiquen los niveles de azúcar en la sangre, con las debidas consecuencias.

Cómo evitar o limitar el daño

Es obvio que para evitar el daño por el consumo de alcohol se debe dejar de beber por completo, pero para limitarlo es necesario que se beba con moderación y ocasionalmente.

Un buen consejo es que antes de beber comas; o dicho de otra manera, que nunca bebas con el estómago vacío, además de no tomar más de dos copas, tomar un vaso de agua después de cada una y no mezclar bebidas, es decir, no tomar dos tipos distintos de alcohol en una misma noche.

Otro truco para beber menos tiene que ver con la percepción. Si compras una botella pequeña de vino en lugar de una grande, te ahorrarás unas 100 calorías y además, evidentemente, beberás menos.

Otra forma de cambiar la percepción es beber un par de botellas de cerveza pequeñas, en lugar de dos normales, tomar tragos simples y no dobles, beber a tu ritmo y no siguiendo el de otras personas que beben más que tú, y evitando a toda costa los shots o los juegos de beber.

Por último, evita siempre comer cosas saladas cuando bebes, por ejemplo, cacahuates, papas fritas, pretzels o cualquier botana del estilo, porque te dará más sed y beberás más.

No olvides seguir tu rutina de cuidado de la piel. Por más cansada que haya estado la jornada o larga la fiesta, antes de acostarte sigue la misma rutina de cuidado y así lucirás mejor.

Referencia BBC 

Leave a reply