drysol_pies

Los pies y la hiperhidrosis ¿Qué hacer para no padecerla?

El mal olor de los pies es un problema que, aunque no es grave, sí es muy molesto e incluso hasta un obstáculo para quien lo padece, porque puede afectar sus relaciones personales y afectar algunas actividades.

Los pies tienen 250 mil glándulas sudoríparas, por eso es una de las partes del cuerpo que más suda; por si fuera poco, es una de las zonas del cuerpo que más tiempo pasa cubierta y

sin la ventilación adecuada, lo que hace que sea más susceptible al mal olor.

El sudor no tiene olor, el problema es que cuando se pone en contacto con las bacterias de la piel se comienza a descomponer y es ahí cuando se produce el mal olor.

Las siguientes son las razones más comunes por las que los pies tienen mal olor y la forma de solucionarlo:

1.- Malos hábitos

Los pies se deben lavar con agua y jabón todos los días y, de ser necesario, hasta dos veces, además de limpiar perfectamente entre los dedos. Otro punto fundamental para evitar el mal olor es tener las uñas perfectamente cortas y limpias.

Como hábito, jamás repitas un par de zapatos dos días seguidos. Cambia diario de calzado y permite que el que acabas de usar se seque y ventile adecuadamente antes de volver a usarlos. Idealmente, debes de tener por lo menos tres pares de zapatos que puedas intercalar.

2.- Cambios hormonales

Los cambios hormonales provocan generalmente, que se incremente la sudoración del cuerpo y por supuesto los pies son de las partes más afectadas.

Los adolescentes y las mujeres embarazadas son las más suceptibles a estos cambios, de ahí que la recomendación en ambos casos es tener una higiene estricta y no repetir el par de zapatos.

3.- Estrés

El estrés es de lo más tóxico para el cuerpo y produce muchos cambios que afectan diferentes procesos. Con el estrés aumenta la ansiedad y con ella, la sudoración.

El remedio en este caso es mantener la higiene al máximo, hacer deporte y encontrar actividades que despejen la mente y la liberen del estrés.

4.- Pie de atleta

El pie de atleta es una infección producida por hongos en los pies. Se presenta comúnmente en personas que mantienen un alto nivel de humedad los pies o que andan descalzas en baños públicos de gimnasios, albercas u hoteles.

Los hongos producen lesiones y grietas entre los dedos y en la planta del pie que además de comezón y dolor, causan muy olor. Existen muchos antimicóticos que se pueden usar para resolver el problema, pero también es importante tratar de mantener los pies secos y ventilados.

5.- Hiperhidrosis

La hiperhidrosis o sudoración excesiva puede ser resultado de una enfermedad o la reacción a una medicina, sin embargo, entre el 3 y el 5% de la población la padece sin causa aparente.

Afecta principalmente zonas como la cabeza, las axilas, las manos y los pies. Se puede combatir con antiperspirantes que evitan la sudoración y, en casos extremos, con tratamientos de toxina botulínica o a través de un procedimiento quirúrgico.
Si es tu caso, te recomendamos ir de menos a más y probar primero con un antiperspirante como Drysol, que contiene clorulo de aluminiol, un componente que inhibe la sudoración.

Leave a reply