drysol_fitness

Qué tan bueno o malo es ejercitarse con impulsos eléctricos

Todos conocemos los beneficios de hacer ejercicio; gracias a la actividad física podemos reducir el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, entre otros. Basta con hacer 150 minutos de ejercicio moderado para gozar de todas esas bondades.

Aunque estamos hablando de poco más de 20 minutos de ejercicio al día, en un estudio realizado por el King College de Londres, se descubrió que la mayoría de las personas sobreestiman el tiempo de su actividad y que la gran mayoría no llegaba a cumplir con la cuota mínima.

Con esa idea, desde hace varios años se desarrollaron rutinas de entrenamiento de intervalos de alta intensidad, que consisten en una serie de ejercicios que ayudan a ejercitarse al máximo y aprovechar el tiempo de actividad.

Este tipo de entrenamiento tiene diversos tipos, entre los más populares es el crossfit, el speeding, etc. sin embargo ahora, a estas rutinas se le ha incorporado un elemento nuevo: las descargas eléctricas.

En todo el mundo están de moda estos gimnasios que ofrecen ponerse en forma con una rutina de ejercicios físicos mientras los músculos son estimulados con electrodos que sueltan ligeras descargas eléctricas.

En México se han abierto muchos de estos establecimientos que ofrecen ponerse en forma hasta 4 veces más rápido que con un entrenamiento tradicional, pero ¿te tan buena o mala idea es someterse a ese tipo de rutina física?

Se trata de una tendencia llamada electroestimulación muscular o EEM. La promesa de este entrenamiento es que se pueden obtener los beneficios de una hora de trabajo con tan solo 20 minutos.

Para que esto funcione, la persona se debe de colocar un traje con electrodos y hacer una sesión de ejercicio convencional de sentadillas, abdominales, correr, trotar y hacer lagartijas, mientras se reciben pequeñas descargas.

Los que estén pensando que el traje y la electricidad hacen más fácil el ejercicio se equivocan, lo hace más pesado, difícil y doloroso porque los músculos se están sobre estimulando haciendo que, según los promotores de esta tendencia, el entrenamiento sea más eficaz.

Este tipo de entrenamiento no está basado en principios mercadológicos para vender más, sino en el principio de que la electricidad sirve para estimular los músculos, como se ha hecho en fisioterapia para rehabilitar desde hace mucho tiempo.

Pero, ¿es sano estimular una gran cantidad de musculatura en todo el cuerpo en lugar de uno específico como se hace en medicina? Según el Dr. Nicola Maffiuletti, del laboratorio de rendimiento humano de la clínica Schulthess en Suiza, no es así.

En una publicación realizada en el British Medical Journal, él y varios otros de sus colegas expresaron su preocupación por la proliferación de estos gimnasios, porque no existe evidencia científica suficiente para argumentar la eficacia y la seguridad de esta forma de ejercicio.

Según los autores de esa publicación la estimulación masiva de los músculos con esa técnica hace que se libere en la sangre una proteína llamada mioglobina que, si los riñones no pueden manejar, se produce insuficiencia renal.

En Israel, por ejemplo, el Ministerio de Salud limitó el uso de dispositivos EEM al uso de profesionales de la salud calificados (médicos y fisioterapeutas) para fines de diagnóstico y rehabilitación exclusivamente.

En ningún otro país se ha limitado el uso de este tipo de aparatos o regulado su uso en gimnasios, por lo que la recomendación en el caso de México es que, antes de someterse a este entrenamiento, se consulte a un médico calificado para que te ayude a determinar si es conveniente o no según tu estado de salud.

Referencia: http://goo.gl/hKB6vE

Leave a reply